Año Jubilar para la Catedral de Sigüenza

Año Jubilar de la Catedral de Sigüenza

En 1124 el obispo Bernardo de Agén, tras la reconquista de Sigüenza, inicia la restauración de la diócesis y la construcción de la Catedral de Sigüenza .El 19 de junio de 1169 el obispo Joscelmo consagra o dedica litúrgicamente para el culto divino la catedral de Sigüenza, en el momento en que termina la construcción de la Capilla mayor y la cabecera del templo mientras continúan los trabajos para completar todo el edificio.

Desde entonces, cada año, se conmemora como solemnidad en la propia Catedral y fiesta en todo el territorio diocesano el momento de la dedicación de la iglesia cabeza y madre de todos los lugares de culto de la diócesis. Este año se cumplen 850 años de culto en la catedral de Sigüenza y el Papa Francisco, a través de la Penitenciaría Apostólica, ha concedido un año jubilar. Lo celebraremos con el lema: «Domus Dei, porta coeli» («Casa de Dios, puerta del cielo», tomado del libro del Génesis 28,17), desde el 19 de junio de 2018 al 19 de junio de 2019.

Un Año Jubilar un tiempo en el que la Iglesia concede especiales gracias espirituales (indulgencias), en este caso a todos los que peregrinen hasta nuestra Catedral y todos los días del año con las debidas disposiciones, que son:

  1. Arrepentimiento de los pecados y deseo de conversión.
  2. Peregrinación al templo jubilar: la catedral seguntina.
  3. Orar en el templo jubilar por las intenciones del Papa y por el Año jubilar: Padrenuestro, Credo y Salve.
  4. Recepción del sacramento de la confesión y de la comunión sacramental (puede hacerse unos días antes o después de la peregrinación).
  5. Es también recomendable una obra de caridad o de misericordia.

La catedral se prepara para acoger las peregrinaciones individuales, parroquiales, arciprestales, de movimientos apostólicos, de consagrados… a acompañar en el «Iter Iubilaris», un recorrido contemplando los cinco lugares relacionados más íntimamente con los orígenes de la catedral, y en la celebración de la eucaristía, el sacramento de la confesión y la oración comunitaria.

El Año jubilar tiene también un objetivo socio-caritativo, se inicia con la inauguración de Pósito del Misericordia (la Casa de Cáritas en Sigüenza), mantiene abierta el Arca de la misericordia en la propia catedral y quiere encontrar otros gestos y acciones. La Catedral seguirá ofreciendo al peregrino y al visitante el rico patrimonio religioso y cultural que ha recibido y conservado a lo largo de su historia, completando este servicio con conferencias, conciertos, foros de diálogo, visitas guiadas especiales… También el Museo diocesano, que cumple 50 años, se une al Año jubilar con una exposición progresiva, titulada «Fortis seguntina», que irá presentando las distintas fases constructivas de la catedral, ilustrándola con maquetas y obras de cada una de las etapas de su larga historia.