• CAPILLA DE LA ANUNCIACIÓN
  • CAPILLA DE LA ANUNCIACIÓN
  • CAPILLA DE LA ANUNCIACIÓN

La capilla de la Anunciación fue fundada en 1515 por don Fernando de Montemayor. Su fachada, que da a la nave del evangelio de la catedral, es muy curiosa e interesante. La clasificamos en el estilo «Cisneros-Isabelino» pues muestra una mezcla única e increíble de los más arrebatados detalles platerescos mezclados con paneles, mocárabes y detalles de recia estirpe mudéjar-morisca, amén de gótico-flamígero.

En la parte baja, a los lados del vano de ingreso, se encuentran dos magníficas esculturas de San Miguel y de Santiago. En las enjutas del arco, y entre labores de lacería moriscas, los escudos del fundador. Encima aparece un gran friso con paños de lacería a los extremos, y en el centro la Anunciación, con dos figuras; entre ambas, el jarrón de azucenas; todo ello bajo floridas arcadas gótico-flamígeras.

Otro friso corrido por encima con los escudos del fundador y del Cabildo sirve de arranque a una cornisa de mocárabes con figuras de leones a los extremos y como remate una afiligranada crestería gótico-flamígera, que soporta en el centro un Calvario. El interior cobija enterramientos de estilo plateresco del fundador don Fernando de Montemayor, del obispo D. Eustaquio Nieto y Martín (1917-1936), cuyo epitafio dice así: «HIC IACET EXCMVS. AC RVDMVS. DR D.D. EVSTACHIVS NIETO ET MARTIN. EPISCOPVS SEGVNTINVS. IN ODIVM FIDEI SACRILEGE OCCISVS DIE XXVII JULII ANNI MCMXXXVI». Cierra el interior una reja de Juan Francés. Su remate es del tipo del de la capilla de los Arce, pero más fino. Su friso inferior es igual al medio de dicha capilla. Las basas están dentro del grupo de todas éstas de la catedral, y ofrece dos particularidades curiosas: los barrotes, retorcidos, se cortan cerca de su terminación para convertirse en cuadrangulares, como los de la capilla de la Concepción del maestro Usón, y su friso medio es el único de chapa calada que encontramos en todo este conjunto.

Capilla de San Marcos y Santa Catalina de Alejandría

El muro de la fachada presenta decoración gótica. También el intradós del arco, muy decorado, muestra abundante decoración de tipo gótico y plateresco. Los escudos del fundador (don Juan Ruiz de Pelegrina) aparecen en la portada.

En el interior surge el magnífico enterramiento gótico del fundador, y un gran tríptico, de la escuela castellana, ya del siglo XVI, pintado poco antes de 1511. Es el retablo gótico de más valor artístico de la catedral, que ha sido objeto de la tesis doctoral Las técnicas pictóricas sobre tabla de los siglos XV Y XVI. El retablo, a cuyos santos se halla dedicado, se ha atribuido a Antonio de Contreras (1496). Su nombre aparece en la espada de la Santa (acaso firma copiada de un espadero) ANTONIVS I X XX O, que en 1496 pintó el desaparecido retablo de la capilla absidal de San Agustín. En él puede estudiarse el tocado masculino de Castilla durante el último cuarto del siglo XV, en el reinado de los RR.CC.: bonetes, carmeñolas o carmellonas, galotas, garvines, alharenes, almaizares, etc. Nos ofrece, también, rasgos arcaizantes en cuanto a su relación con el arte hispano-flamenco.