VISITA DE LOS NIÑOS DE SIGÜENZA A SU CATEDRAL

La Catedral de Sigüenza está de enhorabuena. Gracias a la invitación del Cabildo, en colaboración con Fernando Meza…, secretario de la Fundación Aurora, 650 niños han visitado, sin coste alguno, parte de las joyas de esta fortis seguntina, a saber, la capilla del Doncel, emblema de la ciudad; la sacristía de las cabezas, obra de las más importantes del Renacimiento español y la valiosa exposición de tapices Las alegorías de Palas Atenea. Esta serie de ocho tapices flamencos, que conmemora el 350 aniversario desde que fueron colgados por vez primera en la Capilla Mayor en 1664, mantiene intacto su efecto sobre el espectador. Su contemplación no solo maravilla por la belleza que destila en sí misma sino por las enseñanzas que transmite y contienen plena vigencia.
A lo largo de la visita de una hora que han realizado los alumnos de los colegios Porta coeli, Sagrada familia (SAFA) y el instituto Martín Vázquez de Arce, los jóvenes se han recreado en la admiración de tales tapices con una disposición memorable. Su inmensa curiosidad por conocer la historia mitológica que encierran, su motivación y escucha han logrado que estas visitas estén cumpliendo su objetivo: transmitir los valores que se nos ha legado desde la Antigüedad. Y así, de manos de la misma diosa Atenea, recibimos el regalo de la Paz, estado que conduce al bienestar de los humanos, al desarrollo de las artes y a la abundancia, enemiga acérrima de la pereza e indolencia.
Por otra parte, no han sido escasas las anécdotas de los visitantes, como, por ejemplo, aquella del niño que preguntó por qué estaba allí siendo ateo, cuestión que brindó la oportunidad de destacar que todo aquello que ha hecho el ser humano es digno de estudio, como esencia de la cultura de un pueblo y del conocimiento necesario que ha de adquirirse para el futuro.
La satisfacción y el agradecimiento general están logrando abrir las puertas de la catedral al pueblo al margen de su creencia.